QUE HACEMOS ?

  • Home
  • /
  • Que-hacemos

Integración que agrega valor

Poniendo el foco en los procesos Oleos del Centro (ODC) convirtió a la ganadería en el centro de un modelo de integración vertical y alianzas estratégicas, generando valor para el NOA y desarrollo para las personas vinculadas a sus proyectos.

El potencial productivo del NOA

El Noroeste Argentino (NOA), por sus condiciones ambientales y sus sistemas de producción, tiene el potencial para ser altamente competitivo en la producción de carne vacuna de calidad. Actualmente en la región podemos encontrar desde sistemas pastoriles puros hasta engordes a corral altamente tecnificados y las más diversas combinaciones entre estos.

Las pasturas subtropicales, de amplia difusión en el NOA, permitieron hacer desmontes más racionales y sustentables y el afianzamiento de las razas sintéticas como Braford y Brangus, convirtiendo al noroeste argentino en una de las zonas con mayor potencial para la recría vacuna. Sin embargo, el potencial del NOA no termina allí. Si se suma a lo anterior las distancias al puerto (y su incidencia sobre el precio de los granos) el NOA se convierte en un polo potencial de terminación de novillos para faena, lo que permitiría dejar de ser deficitario en la oferta de carne para su población y generar excedentes de calidad, agregando más valor en la región.

Convencidos de este potencial del NOA, Oleos del Centro S.A. (ODC) posee diferentes establecimientos ubicados en Santiago del Estero dedicados a la agricultura y ganadería de ciclo completo. Sus operaciones se encuentran en las localidades de Weisburd y Campo Gallo, totalizando unas 3.000 hectáreas dedicadas a la agricultura y unas 7.000 a la ganadería.

  • Establecimientos Hectáreas

  • Establecimientos Actividades

Consolidando la ganadería de procesos en el NOA

Tal como sucede en todo el NOA, la producción forrajera, especialmente basada en la pastura Gatton Panic, está determinada por precipitaciones con marcada estacionalidad y variación interanual.

Esta realidad implica trabajar con márgenes de seguridad importantes en materia forrajera. La empresa, desde hace varios años, basa su estrategia nutricional en las reservas forrajeras y la suplementación estratégica.

En cuanto a las reservas, en los establecimientos de la empresa todos los años se pica y ensila Gatton Panic (en el momento de mayor volumen) para asegurar la disponibilidad de fibra efectiva para los años secos (no se busca calidad si no cantidad). La estimación se realiza en base a las necesidades de todo un año: la premisa es tener siempre un año de silo guardado. Los lotes de Gatton Panic de los campos de ODC tienen más de 10 años de implantados, por lo tanto, la estrategia de producir reservas (silo) a partir del picado de éstas se ha convertido en una de las maneras más económicas y amigables con el medioambiente p ara producir fibra.

En tanto la suplementación estratégica en la región deberá ser principalmente proteica, utilizando los productos que normalmente se consiguen en la zona: semilla de algodón, expeller de soja o girasol, entre otros. En los últimos años ODC incorporó la burlanda seca entre los alimentos para su hacienda, primero en las dietas de terminación a corral y luego en las suplementaciones de recría a campo. Este subproducto de la destilería del maíz es valorado por su aporte de proteína bruta y energía, además de su excelente palatabilidad. Si bien la mayoría de las grandes destilerías están en la provincia de Córdoba, a unos 800 kilómetros de los campos de ODC, la cantidad y calidad de las unidades de proteína aportadas hacen competitivo el producto frente a otras fuentes, sin tener en cuenta el valioso aporte de energía que también realiza. Recría y terminación de novillos

El origen de la hacienda es tanto marca líquida como adquirida a terceros, ya sea mediante operaciones de compra tradicional o través de proyectos participativos como canje de toros por terneros, esquemas de capitalización en recría y hotelería en feedlot.

Los terneros comprados arriban al establecimiento (generalmente recién destetados) con un peso aproximado de 160 kg por cabeza. Se reciben en ensenadas con dietas de alta participación de fibra (silo de Gatton Panic) y altos niveles de proteína, con el objetivo de equilibrar la condición corporal y sanitaria de los terneros. Solo así los terneros podrán lograr, posteriormente, aumentos de peso de una forma barata y eficiente a campo, mediante el uso de la misma pastura megatérmica e implementando suplementaciones estratégicas, con la finalidad de mantener una ganancia diaria de peso mínima promedio en el año (0,50 kg de ADPV).

La recría dura entre 6 y 8 meses dependiendo del peso de entrada y del mercado final objetivo (consumo o exportación), luego de la cual los novillitos entran en los corrales de terminación. En este esquema el feedlot es determinante en la valorización final del producto. El objetivo es la terminación del producto en tiempo y forma, valorizando los kilos baratos logrados a campo. Es decir, la terminación a corral es considerada como un complemento necesario y que da "el toque final" a la etapa de recría, comportándose como el eslabón final de la cadena de carne del Norte. Sin embargo, en este modelo es la recría la etapa que verdaderamente ha revolucionado el concepto de negocio ganadero.

Este modelo permite al grupo lograr producciones de carne (solo para la etapa de recría) de más de 400 kg/ha/año, a través de sostener ganancias mínimas de 500 gramos por día. Además, los novillos faenados no superan los 18/20 meses de edad (según el destino comercial sea consumo interno o exportación). Los ajustes del modelo permiten minimizar los tiempos de suplementación estratégica solamente a los meses de invierno o cuando resulta necesario (para sostener la ganancia diaria) y a la etapa de terminación a corral. El objetivo central del modelo es producir la mayor cantidad de kilos a pasto sin descuidar los tiempos, de ahí el foco en la ganancia diaria en toda la etapa de recría.

  • Recría Etapas

Transformando los granos en el NOA

El sector del feedlot en Argentina es muy joven y está en medio de un enorme cambio, desde una etapa en la que la mayor preocupación era mantener el ganado en un peso específico para el uso doméstico hacia una etapa en la que se priorizarán genéticas que permitan mayores pesos de terminación y diferentes estrategias de manejo que no apunten tanto a la ganancia magra sino al marmolado y la grasa intramuscular para el mercado de exportación. El foco estará aquí en lograr la mejor eficiencia de conversión y el aprovechamiento de granos y derivados de la industria (caso de la burlanda húmeda y seca), que permitan obtener mejores costos por kilo producido. Además, en el último tiempo, el foco en los procesos que introdujo la Cuota 481 ha sido de gran valor para comenzar a formalizar tareas en la ganadería argentina.

En la localidad de Weisburd, ODC posee un feedlot con capacidad instantánea para 5.000 cabezas. Allí, desde hace varios años, utiliza dietas compuestas por maíz, burlanda seca, núcleo vitamínico mineral y muy bajas participaciones de fibra. Este tipo de dietas son utilizadas logrando altos niveles de eficiencia, gracias a la precisión de los procesos previamente desarrollados en la recría y a la alta capacitación del equipo de trabajo en el manejo de los corrales, especialmente en la lectura de comederos.

Convencidos de la calidad y potencial de la burlanda como insumo en la alimentación animal, la empresa encaró una gran apuesta para el agregado de valor en la región: la construcción de una planta de etanol y burlanda en alianza con Porta, industria especializada en la producción y comercialización de alcoholes, entre otros productos de consumo masivo. Esta integración entre la producción agrícola - ganadera y la agroindustrial potenciará el desarrollo local, generando puestos de trabajo y agregado de valor en origen.

La minidestilería procesa unas 15.000 toneladas de maíz por año, producido por la propia empresa y por otros productores vecinos con los cuales se han firmado algunos convenios; y provee un insumo de alimentación animal de gran calidad: la burlanda húmeda. Este subproducto, brinda la proteína y energía que da el grano de este cereal, pero con mayor conversión de carne por parte de los animales; y tiene aproximadamente un 32% de materia seca. Su composición es variable, lo que genera un desafío en cuanto a la formulación de las dietas adecuadas para cada necesidad. Tiene entre un 26 a 28% de proteína y del 9 al 12% de grasa.

La tecnología de la planta de etanol ubicada en Weisburd es la misma que la de una gran destilería, como la que tiene Porta en Córdoba, pero a escala feedlot. Emplea 7 personas de la misma localidad, quienes reciben asistencia remota brindada por el equipo de ingeniería de Porta desde Córdoba.

  • Minidestilería de Maíz

Alianzas que potencian la integración vertical

Agregar valor en origen es uno de los grandes desafíos del NOA para potenciar el desarrollo de toda la región. Ya desde hace varios años la premisa de transformación de los granos en carne viene promoviendo la integración vertical dentro de numerosas empresas agropecuarias del NOA.

Para potenciar aún más este concepto de desarrollo regional, ODC además de haberse integrado verticalmente viene promoviendo distintas alianzas estratégicas que involucran la cadena de valor de la producción de carne vacuna y también la del maíz.

La empresa realiza desde hace varias temporadas canje de toros por terneros (especialmente a través de su empresa subsidiaria Cabaña Pilagá) y otros proyectos participativos como capitalización de hacienda en recría y hotelería en feedlot, habilitado incluso para cuota 481 (el primero de Santiago del Estero).

Por eso desde hace varios años la empresa viene fortaleciendo alianzas con criadores, invernadores, frigoríficos e inversores ajenos al sector interesados en la producción ganadera, con el objetivo de producir carne de calidad. En esta línea fue que ODC encaró la construcción de su planta de etanol, con el objetivo primario de transformar miles de toneladas de maíz de producción propia y dar alimento a sus más de 5.000 cabezas que constantemente ocupan sus corrales de feedlot.

Sin embargo, el alcance del proyecto ya incluye hoy a varios productores de la región con los que se han firmado convenios de abastecimiento, convirtiéndose en una nueva opción de comercialización para la producción local de maíz.

Agregar valor con sustentabilidad

Desde la genética Braford de su ganado, en sus campos agrícolas y ganaderos; y en todos sus proyectos participativos y alianzas la premisa es agregar valor.

Fomentar alianzas estratégicas entre diferentes actores de las cadenas de valor del maíz y de la carne permitirán obtener resultados económicos y sociales que respeten el medioambiente y desarrollen sustentablemente la región. ODC está convencido que los negocios integrados y los formatos participativos son el camino para desarrollar regiones, empresas y personas; especialmente en el NOA.

La visión del modelo es, en definitiva, lograr un vínculo integral y sustentable entre la tierra, la producción primaria, la industria y la sociedad.

  • Equipo de trabajo